Portada del sitio > Mapa > "Winnipeg"

"Winnipeg"

El barco de la esperanza

Jueves 6 de agosto de 2015, por Horacio González Diéguez, rocio.martin

El 4 de agosto de 1939 con más de 2000 españoles abordo, zarpaba el barco Winnipeg con destino a Chile. Pablo Neruda se había encargado de fletar el barco para la cual revisó personalmente todas las cartas y peticiones de quienes solicitaban un lugar para embarcarse en el carguero propiedad de la France Navigation.

El Winnipeg se usaba para transportar cacao, café o arroz desde las costas de Marsella hasta el norte de África, por lo que el espacio para las personas era reducido haciendo que la travesía fuera tortuosa y complicada. Además, los tripulantes sentían miedo, pues era probable que un naviero alemán hundiera el barco si se lo topaban.
Ya en el continente americano, para aumentar el nerviosismo de los pasajeros, el Winnipeg fue detenido en el canal de Panamá. Para seguir adelante, tuvieron que pagar los derechos de tránsito.
Un dato interesante es que en alguna de las escalas del barco se colaron doce españoles, un chileno y dos negros de nacionalidad desconocida. Además, nacieron dos bebes abordo, de modo que el Winnipeg siguió salvando vidas en el recorrido
https://www.exiliomexico.escoitar.org/local/cache-vignettes/L730xH350/winnipwg-ecc1b.jpg 243 https://www.exiliomexico.escoitar.org/local/cache-gd2/6c203bc0c148543ba8536290c0fa93e1.jpg 660 240 https://www.exiliomexico.escoitar.org/local/cache-vignettes/L660xH317/winnipwg-2c2e9.jpg 660 317
Para que la travesía fuera más amena para los niños, José Gómez de la Serna, hermano del famoso escritor, se disfrazaba de payaso. También les daban lecciones de baile y los enseñaban a dibujar.
A pesar de todas las dificultades, el Winnipeg llegó a Valparaíso el 3 de septiembre de 1939. En agradecimiento al presidente chileno, Aguirre Cerda, el barco llevaba un manta con el retrato del presidente.
Durante muchos años se tuvo la creencia de que el Winnipeg se había hundido en 1940. Sin embargo, en 1941 el carguero hizo dos viajes más. En el segundo de ellos, realizado en mayo, se embarcaron con destino a Martinica cerca de 800 tripulantes casi todos judíos. También iba a a bordo Mario Montagna, miembro del Comité Central del Partido Comunista de Italia, y su esposa Ana María. En esta ocasión, el Winnipeg no llegó a su destino, pues lo detuvo un cañonero holandés que los llevo a Trinidad. (...)
Cfr. Ada Simón y Emilio Calle, Los barcos del exilio, Madrid, Oberón 2005hasta aqui.

¿Un mensaje, un comentario?

Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, previamente debes registrarte. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se te ha suministrado. Si no estás inscrito/a, debes inscribirte.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?